La serie de muertos volverá más viva que nunca

La segunda temporada de The walking dead ya comenzó su rodaje en el pasado mes de febrero y sus productores han dejado escapar algunos pequeños spoilers sobre lo que se podrá ver en esta nueva entrega de 13 episodios.

Para comenzar, aclararon que el lapso temporal transcurrido será corto, por lo que abrirá poco después de lo acontecido al final de la temporada uno (para quiénes no lo recuerden, el video al final de la nota les refrescará la memoria). Rumores hablan de que un crudo invierno se avecina (pero no, el frío no es un incordio para los zombies que seguirán arrancando bocados a diestra y siniestra) por los que nuestros queridos protagonistas deberán protegerse tanto de los undead como de los resfríos.

En cuanto a la continuidad de los personajes, Rick Grimes (Andrew Lincoln) seguirá luchando por su supervivencia y la de su familia (aunque no le vendría nada mal dejar que a su ex mejor amigo Shane le masticara un tobillo algún que otro no muerto). El embarazo de su esposa Lori (Sarah Wayne Callies) no está confirmado pero sí podemos esperar que el triángulo amoroso Rick-Shane-Lori sea un drama que sumar los subidores de tensión de esta nueva temporada.

Y en lo que respecta al resto, se recomienda no encariñarse demasiado con ninguno porque entrarán nuevos sobrevivientes a escena, lo cual posiblemente se traduzca en la muerte de algunos antiguos.

Finalmente, parece que tendremos que seguir especulando con el cómo se inició la epidemia que convirtió a la mayoría de la población mundial en cadáveres semipodridos deseosos de devorar congéneres, dado que ni siquiera en el cómic en el que se basa la serie se ha develado aún cuál sería el origen de este sangriento mal.

Esta segunda temporada llegará a las pantallas el próximo octubre por AMC.