Conan, el Bárbaro: estreno en agosto

En agosto de este año llega la nueva entrega de la historia del guerrero de Cimmeria, Conan el Bárbaro.

El argumento de la película nos trae nuevamente a Conan (Jason Momoa) tratando de cobrar venganza por la destrucción de su aldea y de su familia en manos de un mago muy poderoso, Khalar Zym (Stephen Lang), quien busca a una joven, Tamara (Rachel Nichols) para completar un ritual.

Hay que aclarar que el film no es una remake de la primera entrega Conan, el bárbaro (1982), sino que el objetivo es comenzar desde cero una nueva etapa en la historia del guerrero.

No puedo dejar de comentar que en un principio, cuando me enteré de la realización de la película, no salté de alegría. La verdad es que la idea de volver a ver a un Conan con flequillito y todo el cuerpo aceitado no me emocionaba mucho, sobre todo por lo difícil que ha sido borrar de mi mente las imágenes de Arnold Schwarzenegger con su taparrabos y casquito o vincha vikinga (depende la ocasión).

PERO…todo cambió cuando vi a Jason Momoa personificando a Conan. La verdad es que mi fanatismo hacia él comenzó cuando pude verlo interpretando al temible (y osito cariñosito en el fondo) Khal Drogo en Game of Thrones. Es más, hasta podría llegar a decir que tuve una suerte de epifanía con respecto a él, y desde entonces decidí que si él no es Conan entonces nadie podrá serlo.

Si quedan dudas sobre el buen cambio, sólo basta comparar:

Dirigida por Marcus Nispel (Viernes 13), la película cuenta en su elenco con Rose McGowan (Charmed), Ron Perlman (Hellboy) y Saïd Taghmaoui, entre otros.