Una bella durmiente de dudosa moral

Emily Browning, la famosa Babydoll de la película Sucker Puch de Zach Snyder, vuelve a calzarse el rol de lolita fatal protagonizando su nueva película, Sleeping Beauty. En este caso interpreta a Lucy, una joven universitaria que termina entrando en un mundo oscuro donde se mezcla de perversión, erotismo, deseos ocultos y prostitución.

Todo comienza cuando Lucy toma un trabajo llamado Sleeping beauty (bella durmiente) en el que debe ser drogada para llegar a un grado de sumisión total que permita a sus clientes, hombres muy mayores de edad, satisfacer sus más profundos deseos. La situación cambiará cuando la joven desee averiguar qué es lo que hacen con ella mientras se encuentra en estado de total inconsciencia.

Julia Leigh, directora del film, lo describe como una versión cruel del tan famoso cuento de hadas, para el que admitió haberse inspirado en la novela La casa de las bellas durmientes, del Nobel a la Literatura  Yasunari Kawabata, así como también en Memorias de mis putas tristes, escrita por Gabriel García Márquez, también ganador del premio Nobel a la Literatura.

Completan el reparto Rachael BlakeChris Haywood (The Pacific), Michael Dorman y  Mirrah Foulkes, entre otros.

Si bien la película fue presentada este año en la 64ta Edición del Festival de Cannes, aún no cuenta con fecha de estreno en nuestro país.