Super 8: E.T. reloaded

Es justo comenzar diciendo que, más allá del cliché alienígena que viene rondando las pantallas de cine desde la creación spilberiana del ya mítico extraterrestre amistoso, Super 8 es una película altamente recomendable y los fanáticos de la ciencia ficción podrán engrosar su lista de títulos con uno nuevo y de muy buena calidad.

En medio del verano de 1979 conocemos a Joe, un muchacho que recientemente perdió a su madre en un accidente laboral, se encuentra filmando una película de zombies con sus amigos cuando presencian un accidente de tren en medio del “set”. Algo escapa de uno de los vagones y bueno, básicamente, cosas extrañas comienzan a suceder en el pueblo.

El nombre del film se debe al formato en que los chicos están filmando su cortometraje de muertos vivos. Utilizan una película de 8mm de anchura pues era la que empleaban las cámaras domésticas de ésa época y ellos, por supuesto, usan las cámaras familiares para llevar a cabo el proyecto.

En medio de la trama central del relato se entrecruza la historia personal de los personajes: Joe intenta superar la muerte de su madre con un estoicismo propio de un adulto, su mejor amigo y aspirante a director de cine se vuelva cada vez más mandón a medida que el rodaje avanza, cada uno de sus amigos tiene una personalidad bastante estrafalaria a pesar de la corta edad, Joe comienza a trabar amistad (o un poco más) con una actriz del proyecto cinematográfico llamada Alice, pero sus padres no les permiten acercarse por razones que él desconoce, etc etc.

A ésta historia mezcla de ciencia ficción con drama se el suman unos efectos especiales muy buenos. Muchos quedaron un tanto decepcionados con el final, pero personalmente creo que fue el único cierre que podía tener una película de éste estilo.  Sus 112 minutos de duración pasaron fluidamente, pues no tiene esos baches de aburrimiento extremo tan detestables que suelen presentar algunas películas.

Lo más loable del film son las actuaciones de los protagonistas pues, a pesar de que ni siquiera alcanzan tres lustros de vida, su nivel artístico  supera con creces el de muchísimos actores con más experiencia y trayectoria (deberían darle clases a Kristen Stewart). Joe es interpretado por Joel Courtney, y lo podremos ver en la nueva “Tom Swayer” que se encuentra en fase de preproducción y se estrenará en 2013. Tanto él como Elle Fanning (Alice) tienen una capacidad increíble para conmover a la audiencia, pues uno se queda pasmado al contemplar cómo 2 muchachitos de 14 años logran llorar frente a la cámara de una manera tan natural y convincente.  Elle es la hermanita menor de Dakota Fanning, y no deja lugar a dudas: la sangre actoral corre fuerte en las venas de esa familia.

El director del film es J.J. Abrams, quien cuenta con una larga trayectoria produciendo, dirigiendo y/o escribiendo material de suspenso y ciencia ficción. Entro otros podemos mencionar Lost, Star Trek, Eternamente joven, Fringe, la nueva Alacatraz y un largo etcétera. Hay que reconocer que el género se le da muy bien. Tanto él como Steven Spielberg son los productores de ésta pelicula. 

En conclusión, Super 8 es un must see tanto para los fanáticos del género como para los que simplemente buscan algo que valga la pena ver pues, a pesar de un par de escenas cliché, el film no tiene desperdicios.